ABRACÉ LA TIERRA

OMAR LARA (Nohualhue, Nueva Imperial, 1941) es un poeta chileno de reconocido prestigio en Hispanoamérica. Autor de libros imprescindibles para comprender los recorridos, transfiguraciones, desencantos y donaciones que singularizan la poesía chilena producida a partir de la década de 1960, entre los que destacamos Los buenos días (1972), Oh, buenas maneras (1975), El viaje imperfecto (1979), Islas flotantes (1980), Fuego de mayo (1997), Voces de Portocaliu (2003), La Nueva Frontera (2007), Papeles de Harek Ayun (2007) y Cuerpo final (2014).

Importantes reconocimientos y premios nacionales e internacionales atestiguan la positiva recepción crítica de una escritura que penetra con profundidad temas como el exilio, la resistencia contra el olvido, el erotismo, la memoria acongojada de la muerte, la ternura, la amistad, la hospitalidad y los sueños del porvenir: Premio Fernando Santiván (2007), Premio Atenea (2015), Premio Nacional Jorge Teillier (2016), Premio Casa de las Américas (1975), Beca de Creación John Guggenheim (1983), Medalla Mihai Eminescu del Gobierno de Rumania (2001), Premio Casa de América de Poesía Americana (2007), Premio Internacional de Poesía Ciudad de Trieste (2007), Premio Ovidio de la Unión de Escritores Rumanos (2009), y Premio Internacional de Poesía Rafael Alberti (2012).

La intensa, continua y fructífera obra poética de Omar Lara, quien funda en Valdivia el grupo Trilce de Poesía y la revista Trilce (1964), ha contribuido notablemente a incrementar el diálogo entre escritores y escritoras de generaciones y países diversos. Su obra desborda así el ámbito estrictamente literario, por lo que no puede ser comprendida sin considerar otros aspectos de la vida del poeta de Nohualhue, como su importante gestión en el ámbito de la promoción de encuentros de escritores, su quehacer como editor de autores consagrados y emergentes, y su aporte como traductor de poetas rumanos, labor que ejerce a partir de su exilio en Bucarest, entre 1974 y 1981. Una de sus traducciones, El Ecuador y los Polos de Marin Sorescu, mereció el Premio Mundial de Poesía Mística Fernando Rielo (Madrid, 1983).